Cachorrito que encontramos junto a su madre y su hermanito en una situación de vulnerabilidad absoluta tras su abandono. Para Bob igual que para su hermanito Dylan la única preocupación era sacar
leche del exhausto cuerpo de su madre. ¡Qué cambio ha dado BOB!, como brilla su pelo y como sus costillitas están cubiertas. Por él han venido desde Huelva a recogerlo su familia, una joven pareja responsable con adoptar un animal y no comprar.

Gracias Cristina y Andrés por adoptar a BOB, por darle todos los cuidados y amor que un ser indefenso necesita. Os estamos agradecidos de todo corazón.

Feliz vida a BOB