Galo llegó a nosotros, retirado de su dueño por mañtrato. Parte de su cuerpo sin pelo por las picaduras de pulgas y con una gruesa cadena en su cuello.

Miedoso y asustadizo.

Adoptado por Manuel y Carmen en sevilla ha perdido todo el miedo, le están dando una vida con muchois paseos y mucho mimo y Galo se ha convertido en un perrito sano y muy cariñoso.  Muchas gracias a Carmen y Manuel por haberos fijado en él y por ayudarlo en su nueva vida, gracias también a Alicia que cuidó de él mientras le buscábamos un nuevo hogar,.