Uma apareció junto a sus cachorros en condiciones de abandono. Con  su cuerpecito cubierto de parásitos que la debilitaban y con una delgadez muy acusada. A pesar de todo conseguía amamantar a sus cachorritos con su escasa leche. Era tan triste contemplarla que nos partió el corazón. Desde el principio se veía a una perrita confiada y cariñosa. La alimentamos, desparasitamos, le dimos un buen baño y Uma cambió.

 

Una maravillosa pareja de Huelva se fijó en ella y la quisieron adoptar. Querían darle una oportunidad a esta perrita tan buena, darle una vida digna y feliz.

 
 

Gracias Rocio y Fernando por adoptar a Uma y no comprar a un cachorro. Gracias por vuestra responsabilidad con un perrito abandonado que tanto necesitaba una familia como vosotros. Gracias por vuestra generosidad. Feliz vida a UMA.